Codillo a la gallega para navidad


INGREDIENTES
2 Codillos a la alemana
1 lata de grelos
5 ajos
1 cebolla
3 rama de apio verde
4 Patatas medianas
1 puerro
1 zanahoria
2 Tarros de grelos al natural
3 clavos, pimentón dulce, bayas de enebro, laurel

En la olla exprés, pongo los codillos con el puerro, la zanahoria, el apio, el laurel, los clavos y las bayas de enebro. Sal, pimienta y cubro de agua.
llevamos la olla al fuego y, cuando empiece a pitar, bajamos la intensidad para que no se pierda apenas vapor y así lo dejamos veinte minutos.
Cuando se haya enfriado y perdida la presión, abrimos y metemos las patatas, enteras si son monas o partidas en cachelos si son grandes e irregulares.
Otros veinte minutos y fuera las patatas, para que no se pasen.
El codillo ya estará bien blandito, pero a mí me guste que se coma con mirarlo, así que según esté (cambian según las condiciones atmosféricas), pues le meto otro golpe de diez minutos de presión.
Mientras, escurrimos los grelos y preparamos una ajada, un buen chorro de aceite de oliva virgen, los ajos aplastados con el cuchillo y cuando estén doraditos, una cucharada de pimentón y removemos con el fuego apagado para que no se queme.

Vertemos los grelos, los salteamos bien, colocamos encima las patatas y tapamos para que se mantengan calentitas e hidratadas hasta el momento de comer.
Si usamos grelos frescos, basta con coger al agua de cocción del codillo y darles un blanqueo, o sea, un hervor de un par de minutos. Escurrimos y procedemos como indicado, pero ¡Ojo! Guarden ese caldito con algunos grelos, porque ese el famoso caldo gallego, una delicia para cenar en invierno o para almorzar a media mañana con unja copita de vino.
Reconozco que la presentación es bastante lamentable, pero no he querido hacer mariconadas por dos motivos, uno que el plato no se presta mucho a ello y lo segundo y más importante, es ¡porque se me enfriaba y estaba deseando comérmelo bien calentito.